• Alexandra Carrera

Quererme es saber quererte

Actualizado: oct 10

Cuando nos responsabilizamos de nuestra propia felicidad, la pareja se convierte en una elección y no una necesidad.


(Publicado en la revista Casar-se a Cataluña nº56, Septiembre de 2021)

Empiezo hoy esta colaboración con Casar-se a Catalunya con mucha ilusión y con el firme propósito de aportar lo mejor de mí. Lo hago con esta sección dedicándote estas líneas sobre la libertad y el amor propio. Espero que te lleguen y te inspiren, sea cual sea el momento en el que te encuentres.

El amor de pareja es de los mejores espejos que podemos tener para crecer, compartir y experimentar, de las experiencias más mágicas y profundas que podemos vivir, y, a pesar de haber vivido de mil colores y de no tanto mágicas, cuando encontramos a ese alguien con quien todo fluye diferente, con quien podemos ser nosotros sin caretas ni esfuerzos, de alguna manera todo toma un sentido diferente y podemos apreciar mejor que el camino personal que hemos llevamos hecho, nos ha llevado hasta donde estamos hoy, con las decisiones y las relaciones de hoy.

La vida no se detiene y siempre nos reserva nuevas oportunidades, superando lo que habíamos imaginado posible.

Y permíteme que haga una parada aquí, en el camino personal, en la importancia de lo que te ha traído hasta aquí, los pasos y las decisiones que has tomado, todo lo que has dejado atrás, en cada vez que te has caído y te has levantado, en la persona en la que te has convertido mientras vivías, en el amor que es la base de todos, el que has ido ganando y nutriendo a lo largo de tu vida hacia a ti mismo/a durante tu camino. Creo que pararnos aquí no es asunto baladí, pues es muy probable que con el ritmo que nos impone esta sociedad, no hayas parado lo suficiente a reflexionar y a apreciar tu camino, un camino que seguro no ha sido fácil, pero, al fin y al cabo, un camino propio, único, irremplazable. Y hoy, gracias a todo lo vivido puedes valorar lo que es realmente importante para ti, decidir el próximo paso, y el próximo, y el próximo, y apostar por las personas con las que quieres seguir compartiéndolos.

Sin todo lo que hemos vivido, muy probablemente hoy no estaríamos donde estamos, sintiendo, pensando y haciendo como hacemos, Y sólo por eso, es necesario que pongamos en valor nuestro viaje particular y único. Aceptar el camino como ha sido, y abrazarlo en su totalidad, conectando con todo lo aprendido, con el valor de cada parada, de cada piedra, caída, tristeza y alegría, conectando con el amor que has compartido y con el que has aprendido a cultivar en ti cuando más lo has necesitado.

Que, con todo lo que os traiga la vida, seguir juntos sea una elección, porque seguís sumando y, desde la libertad personal, os seguís eligiendo.

Durante el viaje, dejamos atrás cosas, personas, sueños, ideas, creencias y partes de nosotros mismos, pero ganamos muchas otras, porque la vida no se detiene y siempre nos reserva nuevas oportunidades, superando lo que habíamos imaginado posible. Cuando leemos bien entre líneas, podemos ver que no hay error o fracaso aparente que no nos haya dejado un aprendizaje, que cada experiencia nos enseña algo importante y nos acercar más a quien realmente somos. Siempre tenemos la oportunidad de volver a nosotros mismos y siempre nos tendremos a nosotros mismos. ¿Cómo sería el mundo si nos hubieran enseñado a cultivar la relación con uno mismo desde pequeños?

Como Coach, trabajo desde la escucha activa y en base a preguntas transformadoras que nos llevan a reflexionar, a conectar con nuestros propios recursos y a encontrar las respuestas en nosotros mismos. Así, hoy te invito a que, cuando tengas un momento para ti, hagas una pequeña pausa, y reflexiones sobre algunas de las siguientes cuestiones, permitiéndote ir hacia adentro y explorar: ¿Qué has aprendido de ti durante tu relación actual o en la última relación? ¿Qué es aquello en lo que te gustaría seguir mejorando? ¿Qué podrías hacer para seguir creciendo hacia tu mejor versión? ¿Qué prioridades y valores son importantes para ti? ¿Los estás honrando en tu día a día? ¿Qué significa para ti el compromiso? Que harías si no tuvieras miedo? ¿Puedes ver tu capacidad de levantarte y seguir adelante aunque cuando las cosas no salen como quieres? ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Al aprender a priorizarnos, cultivamos un tipo de amor desde el que la pareja se convierte en una elección y no una necesidad.

En el proceso de aprender a priorizarnos, al darnos y tratarnos como lo haríamos con el mejor de nuestros amigos, cultivamos un tipo de amor desde el que la pareja se convierte en una elección y no una necesidad. Una persona con la autoestima sana es una persona libre, alguien quien puede comprender mejor las inquietudes de los demás, alguien quien se enamora más fácilmente de la vida, y quien se enamora de quien también valora la propia. Me gusta pensar que la libertad se entiende con la libertad, y que, respetándonos y tratándose con más amor a nosotros mismos en el día a día, podemos empezar a experimentar y conocer un amor menos condicional, más compasivo, quizás más real, hacia los demás.

Me dirijo a ti, con quien tengo la suerte de conectar hoy por unos momentos, para inspirarte a que apuestes por construir el mundo que quieres y mereces, y que nada ni nadie te haga dudar de lo que vales. Que a pesar de las dificultades, sumes más de dos con quien te acompañe en el viaje, que caminéis en equipo, mirándoos, viéndoos y valorándoos el uno al otro por quienes sois, y que nunca dejéis de conectar con lo que os une. A las parejas que me leen, que por delante del amor romántico, seáis amigos y confidentes, que os escuchéis, que podáis hablar hasta que os entendáis, que sepáis priorizar lo que es importante para ambos, y que tengáis el valor de vivir en base a vuestra forma única de entender la relación, pues hay que ser muy valiente para crear algo diferente a lo que hemos conocido. Y por último, pero no menos importante, deseo que vuestro compromiso y compartir sean desde la libertad y la aceptación, y que, con todo lo que os traiga la vida, seguir juntos sea una elección, porque seguís sumando y, desde la libertad personal, os seguís eligiendo.


Como dice el psicólogo humanista y terapeuta Gestalt, Joan Garriga en su libro, El buen amor a la pareja, "aunque la pareja está en constante metamorfosis, no todo cabe en la pareja, pero si seguimos escogiéndola es porque es una casa bonita y rica. Y sobre todo, porque somos capaces de comprender y respetar el mundo del otro tanto como el propio".

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo